Hoy se cumplen 10 años de aquel día en el que gracias a mi hermano, Arístides Bermejo, entraba en el Pabellón Real para trabajar en La Bienal de Flamenco de Sevilla , a las órdenes de Stella Losada. Era el comienzo de muchas aventuras laborales, de una jefa que la vida convirtió en amiga, compañera de piso, confidente, compañera de aventuras varias, de mudanzas y de desayunos con diamantes en forma de sonrisas, de cumpleaños sorpresas y de tantas cosas que gracias a aquel día entraron a formar parte de mi vida para siempre.
Yo, que no conocía más que el flamenco más popular, aprendí a amarlo a base de entenderlo. Me rodeé de una familia maravillosa que me enseñó donde habita el duende, me hizo adorarlo, y viví experiencias que están grabadas a fuego. El Rincón de Jackie, las noches del Hotel Triana, anécdotas para rellenar un libro o varios.
Llegaba a casa, a dormir las pocas horas que dormíamos al día, deseando que amaneciera para volver al estrés de las ruedas de prensa, periodistas, acreditados, músicos, protocolo, entradas… Un veneno que enganchaba como la más adictiva de las drogas.

Fue tal la familia que montamos alrededor de nuestro trabajo, nuestra pasión, que se convirtió en mis vacaciones.
A esta primera Bienal la siguió otra, el Festival de Cine, Territorios, etc. Muchos eventos que hemos compartido en 10 años.
Muchos amigos que hoy leen esto forman parte de ese primer pasito, y del que vino después, y más que se fueron incorporando. Os podría nombrar a todos pero me da miedo dejarme a alguno en el tintero. Sabéis quiénes sois, hoy el brindis con el café de la mañana va por vosotros y por esos momentitos “tan flamenquitos” que hoy cumplen 10 años. Recordarlos con tanto cariño y con una sonrisa es trabajo de todos los protagonistas de esta historia.

¡Gracias!

Marta Segura

read more

LEAVE A REPLY

9 + 4 =